Posts Tagged ‘Éxito’

La fuerza de Mercedes Sosa

noviembre 6, 2009

Aunque 75 años de vida pueden parecer pocos en un mundo cada vez más longevo, lo cierto es que dan para mucho: para pensar, sentir y decir. La cantante Mercedes Sosa, símbolo de la cultura popular argentina, dejó de pensar y sentir el pasado 4 de octubre. Sin embargo, la muerte no podrá impedir que todavía le quede mucho por decir a través de todas sus canciones en las que deja un legado de mensajes comprometidos con la política, la sociedad, el ideal de alcanzar un mundo más equitativo, la denuncia de las injusticias del capitalismo y el agradecimiento a la vida como uno de los deberes que la humanidad tiene pendiente, tal y como posemos apreciar en una de sus canciones más emblemáticas: Gracias a la vida.

A lo largo de su vida, Mercedes Sosa también agradeció muchas cosas al amor. Su madre se convirtió en el apoyo principal gracias al cual aprendió que sus aspiraciones estaban más allá de San Miguel de Tucumán, la provincia que la vio nacer y de la que asimiló las expresiones artísticas populares.

El segundo amor importante, su marido Manuel Oscar Mathus, se convirtió en el culpable de los momentos más amargos y, a la vez, la hizo profundamente feliz. Al igual que una tormenta, la sacudió del pasado y le robó la inocencia, pero como tras la tempestad siempre llega la calma, después de la ruptura de la pareja, quedó el fruto de su relación, su hijo Fabián, y se produjo el nacimiento de Mercedes Sosa “La Negra” tal y como hoy la recordamos. Nos encontramos así ante una nueva etapa en la que se convierte en una mujer luchadora que saca adelante sola a su hijo y, a la par, crece artísticamente y profesionalmente hasta convertirse en una figura internacional.

 Su carrera cobra fuerza en el Festival Nacional De Folklore de Cosquín en 1965 y, desde allí, se afianza con giras por diversos puntos del planeta donde tiene la oportunidad de actuar en grandes y prestigiosos escenarios que albergan a un público muy heterogéneo reunido para admirar su maravillosa capacidad interpretativa y una voz única.

El tercer amor y quizás el más importante fue la fidelidad a una filosofía que se marcó desde que era bien chiquitina: dar a lo demás. Su solidaridad y apoyo en el desarrollo y la defensa de los derechos de los más desfavorecidos, transmitidos a través de la música, le proporcionaron premios tan importantes como La Orden del Mérito de la República Federal de Alemania, la Medalla al Mérito Cultural del Ecuador y el Premio de la UNIFEM que la distinguió por su labor en defensa de los derechos de la mujer, entre muchos otros.

1[1]

Los reconocimientos que recibió Mercedes Sosa, además de numerosos homenajes y halagos, se tradujeron en grandes cantidades de dinero con las que nunca se llevó bien. Había pasado de vivir en la miseria a residir en una lujosa residencia de Buenos Aires. Su vida había dado un vuelco y hubo un momento en el que la fama se les subió a la cabeza, pero pronto puso los pies en el suelo y volvió a la normalidad, a realizar un balance de sus metas, sus sueños y su futuro.

 Recapacitando sobre todas esas cosas, reparó en la salud, lo verdaderamente importante. Recordó que su fuerza y vitalidad se perdieron en la Dictadura argentina, en los años de sufrimiento que pasó exiliada en París y Madrid. El dolor dejó una huella imborrable que los achaques de la edad fueron profundizando. Finalmente una enfermedad hepática la llevó a la muerte.

La memoria se encargará de encender la luz del recuerdo de la imagen de Mercedes Sosa: el eco de un país silenciado, la difusora de la poesía y la cultura argentina, el compromiso con las comunidades indígenas y las luchas sindicales, la promoción de los músicos de su país; en definitiva, una persona que quería cambiar el mundo y aportó su granito de arena.

Anuncios