Archive for the ‘Entrevista’ Category

El cine argentino. Características y películas clave.

enero 13, 2010

Ángel Faretta es crítico teórico de cine, escritor y docente. Publica artículos de análisis y crítica sobre arte, literatura y cine en diversos medios. Además imparte seminarios y cursos en los que mantiene la construcción de su propia teoría.

¿Cuáles son las películas más importantes del cine argentino tras las que hubo un antes y un después? Nuestros mejores films refieren a nuestro período clásico, y estos serían: “Isabelita” (1940) de Manuel Romero, “Los verdes paraísos” (1947) de Carlos Hugo Christensen, “Más allá del Olvido” de Hugo del Carril (1955), “Rosaura a la diez” (1957) de Mario Soffici y “Culpable” (1960) de Hugo del Carril. 

  Cada uno de ellos funda un modo expresivo. Por ejemplo “Isabelita”, lleva a su cima la comedia porteña, una forma de comedia basada en la poética y la mítica del tango, basándose en arquetipos de nuestra ciudad. “Los verdes paraísos” (basado en un relato de Horacio Quiroga) porque crea las bases para una tendencia a lo fantástico con la cual nuestro cine mantiene una ambigua relación, dado que algunos de nuestros mejores frutos literarios son de ese tenor (v. g. Borges, Bioy Casares, Cortázar, et. al.). “Más allá de olvido” es para mí el más grande film producido entre nosotros. Donde la mayor parte de nuestras tendencias estéticas como espirituales confluyen en una obra que ya es la autoconciencia del cine argentino.

  “Rosaura a las diez” y “Culpable” por ser culminaciones de las obras respectivas de sus autores y -por las fechas en que fueron realizados- porque funcionan como resúmenes ejemplares de nuestro cine clásico.

 ¿Qué directores argentinos han contribuido en mayor medida a la difusión de la cultura argentina?
 
  Ninguno de los más o menos contemporáneos. Sí los de llamada época de oro de nuestro cine( 1930-1960).  Mario Soffici, Manuel Romero, Luis Saslavski, Carlos Hugo Christensen, Luis Moglia Barth, Francisco Mugica, Daniel Tinayre y Hugo Del Carril.

¿Es el cine argentino fundamentalmente realista?
Digamos que acorde a su tradición cultural latina, católica y mediterránea, en nuestro caso con un componente mayoritario de origen español e italiano, tiende necesariamente al melodrama. Y mediante ello hemos logrado nuestros mejores films. Cosa que también sucede con otras cinematografías –casi todas. La española y la italiana, por cierto también la norteamericana. 

¿Cómo definiría el cine independiente argentino?
El cine debe ser respaldado por una gran industria detrás. Por cine independiente se entiende por lo general a unos improvisados que solicitan dinero al Estado para imprimir sus fantasías adolescentes.  

¿Cree que el periodismo cultural trata de forma privilegiada al cine respecto al teatro, la música u otras actividades? La única diferencia es que el periodismo cultural reproduce más comentaristas de cine porque es más fácil chapucear sobre el mismo que con el teatro o la música. Además de que estas actividades redundan pocos beneficios publicitarios.
 

¿Qué características posee el nuevo cine argentino?
 Puede caracterizarse por un alto nivel técnico y una vaciedad casi absoluta en cuanto a sus historias y a su falta de puesta en escena. Son films hechos a pedido de los festivales internacionales o sino exhibiendo el pobrismo costumbrista exigido por otros festivales de tinte más político.

“El verdadero tango que disfrutan los argentinos”.

enero 12, 2010

He tenido la posibilidad y el placer de contactar con Aída Stamponi, profesora de piano y especialista en tango, lenguaje musical y armonía. Hija del maestro Héctor Stamponi, integra la orquesta de tango, “Tango sin riendas”.
 

¿Es el tango el símbolo de la identidad cultural argentina como una mezcla de sensualidad y melancolía?

 El tango es uno de los símbolos de la identidad cultural argentina, pero en particular identifica a la Ciudad de Buenos Aires. El baile del tango tiene la sensualidad de sus orígenes negros (provenientes de los esclavos) y las letras y músicas son en gran medida melancólicas, pero también las hay picarescas, de corte social o político, e históricas y descriptivas de barrios, lugares y costumbres.

¿El tango es una expresión pura de Argentina o más bien la mezcla de diferentes estilos y melodías llevadas a Buenos Aires por el fenómeno de la inmigración?

El tango nace en Buenos Aires, ciudad capital de la Argentina y centro receptor de inmigrantes. Su música tiene una fortísima impronta del flamenco español, de la música de Europa del Este y de los ritmos africanos conservados por los esclavos negros. Muy poco o casi nada recibió de los pueblos originarios del país.

¿Cuáles son los festivales de tango más famosos que se celebran en Argentina y poseen mayor difusión internacional?

Sin duda los más importantes son los festivales mundiales de Buenos Aires. Luego los de las Provincias de Córdoba y San Luis.

¿Cree usted que se está explotando demasiado el tango como producto turístico y se ha dejado de lado su verdadera esencia?

El tango es un género que ya cumplió un siglo y, a pesar de sus lógicas evoluciones sigue conservando las características instrumentales, melódicas, armónicas y poéticas desde su origen. Es un producto turístico, en tanto despierta gran interés en todo el mundo, pero los músicos, intérpretes y compositores argentinos sentimos la responsabilidad de preservar sus preciosas particularidades.  Por ejemplo, en la orquesta de tango el piano golpea los bajos al estilo de un tambor, el violín percute con el arco sobre las cuerdas a modo de chicharra, la guitarra hace acordes arrastrados, el bandoneón chasquea sobre las rodillas del ejecutante. Los argentinos llamamos “yeites” a esos recursos sonoros que no tienen notación musical, y son parte de la improvisación que podemos hacer los músicos sentimos que la obra lo requiere. Los yeites se han transmitido sin más métodos pedagógicos que la observación, y “hacen” su verdadera esencia.

¿Qué lenguaje y qué temática encierran las letras del tango?

El tango utiliza un lenguaje mixto entre palabras castizas y cultas, vocablos deformados provenientes de idiomas extranjeros (lunfardo) y códigos carcelarios o marginales.

Las temáticas son variadísimas: habla del amor (exitoso o despechado), de los vínculos sociales, la amistad, el trabajo, la política y denuncia de injusticias, el barrio, las relaciones entre hijos y madres. En algunas letras se codifican los mensajes para eludir la autoridad; en otras se habla de las pobres vidas de las  mujeres traídas de Europa para ejercer la prostitución…en fin, habla de un siglo de historia de Buenos Aires.

El teatro argentino. ¿Riqueza o pobreza cultural?

enero 11, 2010

Entrevista a Ernesto Meza, creador del Blog: Teatro y Cultura La Plata Argentina.

En Argentina lamentablemente está todo muy concentrado en la ciudad de Buenos Aires: lo económico y social, la televisión… y, el teatro no es ajeno. El teatro comercial está en la ciudad de Buenos Aires.

Otras provincias teatrales son Tucumán, Córdoba, Mendoza, Buenos Aires. Y dentro de la provincia de Buenos Aires las ciudades de La Plata, Tandil, Mar del Plata…

¿Cómo describiría la actividad teatral argentina en cuanto a volumen de asistentes?
En cuanto al volumen de asistentes es muy relativo, ya que, lamentablemente, el nivel educativo y cultural está en baja debido a la desigualdad e injusticia social que hay, lo cual deriva en deserción escolar, drogadicción, delincuencia, falta de trabajo… Si la población de nuestro país es de alrededor de 40.000.000 habitantes, yo diría que, si bien comercialmente en la ciudad de Buenos Aires la gente concurre al teatro comercial y hay muchos teatros independientes, la gente que concurre asiduamente al teatro es cada vez menos, como va menos al cine por el tema de internet y lee menos. Es complicado porque la clase media es cada vez más baja. Incluso los alumnos de las escuelas de teatro contradictoriamente van poco al teatro.

¿Cuáles son las principales características del teatro alternativo argentino?

Hay mucho teatro independiente (alternativo , también llamado aquí teatro off) pero hay cada vez menos público y poco apoyo oficial. Se creó el Instituto del Teatro que da subsidios, pero nadie puede vivir del teatro sino que tienen que tener otro trabajo para vivir . Tanto en La Plata como la ciudad de Buenos Aires, la estética es bastante creativa y se hace todo con pocos recursos. Si bien hay muchas salas de teatro pequeñas de entre 30 a 80 espectadores, hay muchos grupos de teatro que no tienen sala.

¿Quiénes son, en la actualidad, los dramaturgos más destacados de la escena argentina?

Hay muchos dramaturgos: Daniel Veronese, Alejandro Tantanian, Rafael Spregelburd, Mauricio Kartum, Lola Arias, Eduardo Pavlovsky, Beatriz Catani, Jose Muscari, Griselda Gambaro, Tito Cossa,  etc.

Aquí se puso de moda el teatro en el que los autores son a la vez directores: Ricardo Bartis, Daniel Veronese, Claudio Tocalchir, José Muscari… que trabajan mucho con lo que aquí se llama la dramaturgia del actor.

¿El Festival Internacional de Teatro de Buenos Aires exporta la cultura argentina al resto del mundo o impulsa la producción nacional en mayor medida?

El festival internacional de teatro de Buenos Aires, pone el foco en lo que viene del extranjero más que en lo propio. Generalmente, cuando hubo mucho presupuesto, se trató de traer el teatro de Peter Brooks, Pina Bauch… Y dentro del festival están las obras nacionales, la mayoría de la ciudad de Buenos Aires pero siempre medio por afuera. En general, el teatro argentino no se da en las salas más importantes sino en las más pequeñas. Los teatros importantes son para las obras extranjeras siempre dentro del Festival.
Lo que sirve para exportar el teatro son los Festivales Internacionales de Europa principalmente, pero donde concurren siempre los mismos directores de Buenos Aires como Veronese, Spregelburd, Bartis…

¿El teatro argentino, en rasgos generales, es un teatro comprometido ideológicamente o busca la evasión de la realidad?

El teatro independiente en general se compromete con la realidad.
En la década del 70 (muy comprometida políticamente) tuvimos la dictadura militar donde no se podían decir muchas cosas, pero luego, cuando volvió la democracia, apareció nuevamente el teatro más comprometido ya de forma  creativa y metafórica, no tan directa. También está el otro pero en general en lo comercial.